QUE-ES-LA-PROYECCIÓN-DE-UN-IMPLANTE-MAMARIO

¿QUÉ ES LA PROYECCIÓN DE UN IMPLANTE MAMARIO?

A la hora de elegir el tamaño de un implante tenemos en cuenta diversos factores de la anatomía de la paciente como su anchura de la base de la mama, posición del complejo areola pezón y dimensiones de la caja torácica: esto nos permite calcular una anchura y altura del implante

Leer más

reduccion de mamas

¿CUÁL ES LA MEJOR TÉCNICA PARA REDUCIR EL PECHO?

Existen distintas técnicas para realizar una mamoplastia de reducción en función de la posición del complejo areola pezón y del grado de gigantomastia de la paciente.

Habitualmente en todas ellas se consiguen buenos resultados estéticos pero existen pequeñas diferencias en cuanto a la preservación de la sensibilidad y de los resultados a largo plazo.

Si el grado de gigantomastia no es muy severo, realizamos la reducción por pedículo superior y con técnica de autoprótesis con el tejido de la propia paciente. Esta técnica nos permite evitar en mayor medida la ptosis o caída de la mama a largo plazo.

En cualquiera de las técnicas es importante abstenerse de fumar durante al menos 6 semanas perioperatoriamente y movilizar lo menos posible los hombros en una semana.

EITB: “Vacaciones con retoques”

Estuvimos en el programa “Qué me estás contando” de ETB2. Os dejamos el vídeo de nuestra intervención:

protesis-mamaria

¿CUÁNDO DEBO RECAMBIAR MIS PRÓTESIS DE MAMA?

Si bien no disponemos de una directriz a seguir para todas las pacientes, hemos de tener en consideración algunos factores a la hora de decidir recambiar las prótesis de mama:

Leer más

adolescente-cirugia-plastica

LA CASI INEXISTENTE CIRUGÍA ESTÉTICA EN MENORES

Nos hacemos eco de una publicación muy interesante del blog de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética:
La casi inexistente Cirugía Estética en menores

Es frecuente leer o escuchar que personas cada vez más jóvenes recurren a la Cirugía Estética. La realidad, sin embargo, es que la demanda de esta vertiente de nuestra especialidad entre los menores de edad españoles es muy limitada. De las aproximadamente 65.000 intervenciones quirúrgicas con finalidad estética que se practican al año en nuestro país, sólo el 1,5% -es decir, unas 975- se realizan a menores.

Asimismo, de este casi millar de operaciones, en torno al 50% son otoplastias, destinadas a corregir las popularmente conocidas como “orejas de soplillo” u “orejas en asa”, y la literatura científica aún debate si este tipo de cirugías deben considerarse estéticas o reparadoras, dado que suelen estar justificadas desde el punto de vista médico por el sufrimiento psicológico asociado al mencionado trastorno.

Además de las otoplastias, es frecuente que otras intervenciones realizadas a menores, que pertenecen al ámbito de la Cirugía Plástica Reparadora por las afecciones que corrigen, se confundan con intervenciones de Cirugía Plástica Estética. Por ejemplo:

  • Deformidades en la nariz que causan problemas respiratorios significativos.
  • Gigantomastia juvenil o hipertrofia virginal de los senos, trastorno que afecta a mujeres adolescentes, causa el crecimiento excesivo, difuso y en algunos casos discapacitante de uno o ambos senos durante la pubertad y se corrige con una mamoplastia de reducción.
  • Ginecomastia o mamas anormalmente grandes en los hombres, consistente en el agrandamiento patológico de una o ambas glándulas mamarias en el varón.
  • Liposucción, que, pese a encuadrarse mayoritariamente en el ámbito de la Cirugía Plástica Estética, puede ser eficaz para tratar una variedad de lipodistrofias (alteraciones patológicas del tejido adiposo) en menores con mínima morbilidad.

Por todo lo anterior, se puede afirmar que la Cirugía Plástica Estética en menores de edad en España es casi inexistente, ya que estaríamos hablando de menos de 500 intervenciones anuales.

¿Qué hacer cuando un menor demanda una intervención de Cirugía Estética?

En España no existe una normativa específica que regule la realización de intervenciones de Cirugía Plástica Estética a menores de edad. Las referencias a nivel nacional son la “Ley 41/2002 básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica” y la “Ley 26/2015 de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia”.

Este marco legal establece que todo menor de edad que deba o quiera someterse a una intervención quirúrgica, del tipo que sea, necesita el consentimiento de sus padres o representantes legalesdependiendo de la gravedad o riesgo de dicha intervención, del nivel de madurez emocional e intelectual del paciente y de su situación de emancipación, factores todos ellos que deja a la valoración del médico que le atiende.

A falta de una normativa específica sobre las intervenciones de Cirugía Estética a menores de edad, la SECPRE considera ineludible, por el marco legal apuntado, que el paciente acuda a la consulta acompañado de sus padres o representantes legales. Y, por supuesto, que el profesional elegido cuente con la titulación de Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.

En lo que se refiere al cirujano, éste deberá valorar la madurez psicológica del menor, profundizando en sus motivaciones para operarse y en las de sus padres o representantes legales. Por ejemplo, es importante determinar si la decisión de operarse es realmente del menor y fue el primero en plantearla -por ejemplo, por un complejo por “orejas de soplillo” asociado a comentarios en el colegio- o es de sus padres sin que su hijo muestre mayor interés.

El cirujano también deberá valorar y transmitir al paciente y sus acompañantes las expectativas reales de la intervención, basadas sólo en criterios médicos, nunca en razones económicas ni exclusivamente en los deseos personales del paciente, lo que incluye analizar la previsible evolución anatómica del mismo. Por ejemplo, las otoplastias pueden realizarse a partir de una edad muy temprana porque no afectan al posterior desarrollo de los pabellones auriculares, pero el aumento de mamas no debe practicarse hasta que éstas no se encuentran totalmente desarrolladas.

Finalmente, cabe destacar que, en la comunidad autónoma de Andalucía, sí existe una normativa, el decreto 49/2009, de 3 de marzo, “de protección de las personas menores de edad que se someten a intervenciones de Cirugía Estética”. Entre las condiciones que establece, la más importante es la obligatoriedad de que los menores sean analizados por un especialista en Psicología y de que éste emita un informe de madurez psicológica.

PLANO-DUAL-PROTESIS-MAMARIAS

¿QUÉ ES EL PLANO DUAL EN LA COLOCACIÓN DE PRÓTESIS MAMARIAS?

Habitualmente cuando una paciente acude a la consulta porque desea un aumento mamario protésico, valoramos la idoneidad de colocación de las mismas en plano supra o submuscular.

No obstante, en muchas ocasiones utilizamos el denominado plano Dual (Dual Plane), que consiste en la realización de un bolsillo parcialmente subpectoral. Mediante este sistema conseguimos suavizar la parte superior de la prótesis en mujeres delgadas pero permitiendo la expansión de la misma en la región inferior.

En cuanto a las recomendaciones postoperatorias, se requieren los mismos cuidados que en la colocación en plano submuscular, que consiste fundamentalmente en la inmovilización de los hombros en una semana.

cirugia-corporal

CÓMO SABER SI PUEDO HACERME UNA LIPOSUCCION

Tras la fiestas navideñas y los excesos de comida de estas fechas, suelen aumentar las consultas acerca de la cirugía de contorno corporal para eliminar grasa.

Es importante diferenciar cuándo está indicada la cirugía de liposucción, ya que no se trata de un método de adelgazamiento rápido. El paciente idóneo es aquel que tiene acúmulos grasos localizados que no desaparecen a pesar de realizar dieta y ejercicio regularmente.

No está indicada si existe sobrepeso importante o flacidez cutánea excesiva, ya que no va a permitir una retracción homogenea y por ello el resultado no va a ser óptimo.

cirugia-barata

CUIDADO CON LAS INTERVENCIONES “SOSPECHOSAMENTE BARATAS”

Hoy nos hacemos eco de ésta publicación en la web de nuestra sociedad SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética):

Desde la SECPRE solemos advertir periódicamente contra las intervenciones de Cirugía Estética “sospechosamente baratas”. En particular, contra las que se publicitan como descuentos con fechas límite, bonos, 2×1 y similares. Nuestros estatutos, en su artículo 26.1.m., las consideran, de hecho, “faltas muy graves”. ¿Por qué?

Por su planteamiento mercantilista, las ofertas de este tipo tratan las intervenciones quirúrgicas como meros productos de consumo, cuando se trata de servicios de salud en los que la seguridad del paciente debe ser siempre la primera prioridad, junto con la excelencia en la calidad del resultado.

Seguridad y calidad pueden ponerse en riesgo cuando “las cuentas no cuadran”, es decir, cuando la suma de los costes de todos los recursos humanos y técnicos que participan -o deberían participar- en una intervención de Cirugía Estética es superior al precio ofertado.

Estos costes y recursos son los siguientes:

  • Honorarios del/los profesional/es médico/s a cargo de la intervención, que tiene/n que contar con la titulación de Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, la única oficial y homologada en España para la práctica de esta especialidad.
  • Honorarios del/los profesional/es de Enfermería, que interviene/n en todo el proceso.
  • Honorarios del profesional anestesista.
  • Honorarios del centro sanitario en el que se realiza la intervención: costes de alquiler del quirófano, sala de postoperatorio, hospitalización si es precisa, etc., pues toda intervención quirúrgica debe efectuarse siempre en una clínica u hospital.
  • Costes de los materiales protésicos, en caso de que sean necesarios; por ejemplo, los implantes mamarios para las intervenciones de aumento de mamas.

Como es lógico, estos costes varían de unas ciudades a otras e incluso dentro de ellas, pero hay unos mínimos cuyo ahorro sólo puede deberse a la reducción de las garantías de seguridad y/o calidad, sea por la implicación de menos facultativos, la no cualificación de estos, la no presencia del anestesista durante la operación, el uso de instalaciones inadecuadas, la inferior calidad de los materiales, un postoperatorio y un seguimiento posterior del paciente insuficientes…

Reacción ante complicaciones

Igualmente, la capacidad de reacción de los cirujanos se limita enormemente si aparecen complicaciones durante una intervención -como una reacción anafiláctica o un sangrado abundante- y no tienen a su disposición los elementos adecuados para atajarla, incluyendo otros profesionales sanitarios o la equipación necesaria.

Por tanto, la actitud ante ofertas y promociones en intervenciones quirúrgicas estéticas ha de ser, como mínimo, “crítica”, lo que implica leer cuidadosa y atentamente la letra pequeña, informarse de todos los condicionantes que rodearán a la intervención y asegurarse de que el profesional a cargo de ella tiene la titulación de especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.

Este título se obtiene después de al menos 12 años de formación, si bien los cirujanos plásticos continúan formándose durante toda su trayectoria profesional, a lo cual destinan sus propios recursos económicos. En la SECPRE entendemos, en definitiva, que actuaciones como las antes descritas, que podrían considerarse como competencia desleal ejercida por algunos profesionales, comprometen la seguridad de los pacientes y la excelencia en la práctica clínica.

cuidar curar cicatriz

CÓMO DEBO CUIDAR MIS CICATRICES TRAS UNA INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA

Muchas de las cirugías que realizamos como aumentos mamarios o abdominoplastias dejan cicatrices que requieren un cuidado especial en el postoperatorio para que a largo plazo sean lo más invisibles posibles.

Cualquier cicatriz mejora con el paso del tiempo, ya que en un primer momento son muy eritematosas (rojas) para adquirir un color más similar a la piel adyacente posteriormente.

Los tres pilares básicos en el cuidado de una cicatriz consisten en la protección solar, la hidratación y las medidas de presoterapia.

En las consultas postoperatorias explicamos cada uno de los pasos a seguir y los tiempos necesarios de estas medidas para un óptimo resultado.