Existen diversos tipos de tumores cutáneos que precisan de distintos tipos de tratamientos. Dentro de ellos los más usuales son los carcinomas basocelulares, carcinomas spinocelulares y el melanoma.

Son tumores que precisan de la extirpación quirúrgica con márgenes variables en función del tipo de tumor. La cobertura del defecto creado puede variar desde el cierre directo de la lesión, a la necesidad de realización de colgajos o injertos .En cualquiera de los casos es necesario tener en cuenta las líneas de tensión de la piel y el tipo de sutura para un resultado estético óptimo.

La cirugía tiene una duración variable de unos minutos a una hora y se realiza generalmente con anestesia local. Habitualmente es preciso enviar la lesión para su estudio anatomopatológico. Es necesario el cuidado de la herida quirúrgica en el postoperatorio para evitar la infección y conseguir una buena cicatrización. La retirada de puntos es variable en función del tipo de sutura siendo en ocasiones innecesaria la retirada de los mismos por ser suturas reabsorbibles.

Es necesario un seguimiento para evaluar la existencia de recidivas y una correcta cicatrización.

Otro tipo de lesiones cutáneas benignas (nevus, papilomas, quistes…) pueden ser candidatas a fulguraciones(quemaduras de las mismas).En estos casos no se dan puntos, únicamente se produce una postilla que se cae en 7 o 10 días.

DURACIÓN: 15-60min

ANESTESIA: local

INGRESO: ambulante

RECUPERACIÓN: incorporación laboral en 24 horas