Desde su descubrimiento, la toxina botulínica ha supuesto una revolución en el campo de la medicina estética por su seguridad y resultados. La toxina realiza una paresia (disminución del movimiento muscular) que provoca la desaparición de las arrugas de expresión y el retensado de la piel. Sus indicaciones a nivel estético cervicofacial son muy variadas ya que consiguen disminuir o desaparecer todas aquellas arrugas que se producen por la mímica facial. Es importante mantener mímica facial no obstante para un resultado natural.

En el mercado disponemos de diversas casa comerciales.