La mastectomía o tumorectomías parciales de la mama constituyen una mutilación para la mujer y tienen en muchas ocasiones importantes consecuencias a nivel psicológico.

En función del tipo de cirugía oncológica que ha recibido la paciente (mastectomía, tumorectomía, vaciamientos axilares, etc…), así como de tratamientos complementarios (quimioterapia, radioterapia, tratamientos hormonales…) se valorará la mejor opción reconstructiva. Estas son variadas tanto en complejidad como en resultados estéticos.

Si la calidad de la piel lo permite puede colocarse un expansor mamario que posteriormente se recambiará por una prótesis de gel de silicona anatómica. En casos en los que se ha recibido radioterapia es necesario la colocación de un tejido sano para lo cual también hay varias opciones a valorar en cada caso concreto .Puede utilizarse piel de la espalda, del abdomen o incluso glútea para realizar la reconstrucción .En algunos casos donde la mama contralateral es muy ptósica (caída), puede ser necesaria una mastopexia (elevación) o mamoplastia de reducción para una simetrización y un mejor resultado estético.

En casos en los que se ha realizado una mastectomía no conservadora del complejo areola pezón, podemos reconstruirlo. Utilizamos piel de la ingle y colgajos locales para dar proyección al nuevo pezón.

En ocasiones utilizamos la técnica del lipofilling o lipoinjerto para mejorar el resultado en el escote o en las regiones axilares.

En cualquier caso es imprescindible una minuciosa exploración de la paciente así como una correcta comprensión de las diferentes opciones reconstructivas para la toma de decisiones plenamente informadas. Este tipo de cirugías se realizan con anestesia general salvo los retoques de areolas o pequeños lipoinjertos y requieren ingreso hospitalario.

DURACIÓN: 2 a 4 horas

ANESTESIA: general

INGRESO: 24-48 horas

RECUPERACIÓN: incorporación laboral en 2-3 semanas