En nuestra clínica incluimos terapia de drenaje linfático tras la realización de cirugías que se benefician de este tratamiento en el postoperatorio. Fundamentalmente disminuye  el edema postquirúgico y favorece la adaptación de los tejidos.

Son realizados por una fisioterapeuta cualificada y habitualmente son indoloros.

¿Qué es la linfa?

La linfa es un líquido presente en el organismo de todas las personas. Este líquido amarillento, se encuentra entre las células de nuestros órganos. Está compuesto de restos de grasa, células muertas, partículas, agua, proteínas y otras células comunes de la sangre, como los linfocitos, que se encargan de la defensa del organismo. La linfa es depurada y  filtrada por los nódulos linfáticos también denominados ganglios linfáticos antes de retornar a la circulación general.

Los vasos linfáticos se encargan de llevar la linfa que se origina a nivel de los tejidos hacia el sistema venoso y la reincorpora a la circulación sanguínea. Estos vasos se encuentran presentes en prácticamente todo el organismo. Poseen forma en dedo de guante y se comunican entre sí formando una red de pequeños vasos denominados capilares linfáticos.

¿Qué es un Drenaje Linfático Manual?

El drenaje linfático es una forma específica de masaje. Consiste en una serie de maniobras suaves, concretas y con un orden determinado que busca ayudar a la linfa, que puede estar estancada, a que llegue a los nódulos linfáticos y al torrente sanguíneo. Los elementos tóxicos son eliminados por el sudor y la orina, el líquido depurado vuelve al torrente sanguíneo.

¿Cuáles son los objetivos del drenaje linfático
manual en el postoperatorio de cualquier cirugía?

– Acelerar la reabsorción de edema y equimosis.
– Eliminar los restos de medicación, anestesia y suero utilizados en la operación.
– Favorece la regeneración de los capilares y vasos linfáticos dañados tras la liposucción.
– Disminuir las molestias y proporcionar bienestar en el postoperatorio.
– Disminuir la duración del periodo postoperatorio.
– Mejorar el estado de la piel.

– Acelerar la recuperación de los tejidos.
– Acelerar la recuperación de sensibilidad en la piel.
– Favorece la retracción de la piel.
– Acelera la reabsorción de zonas fibrosas por estimulación de macrófagos.
– Evita el enrojecimiento y enquistamiento de la cicatriz que puede producir una retracción permanente de la piel.